La Audiencia Nacional ya empieza a aplicar la eximente por tener compliance en las empresas

En el Auto de 11 de mayo de 2017 ya podemos ver como los Tribunales empiezan a aplicar la eximente recogida en el art. 31 Bis del Código Penal, relativo a aquellas personas que habiendo utilizado manual de cumplimiento o compliance, no habrá lugar a responsabilidad penal en la/s causa/s que sea/n objeto del proceso.

En este caso, se trata de un empleado-socio que trabajaba para la empresa DELOITTE, S.L., que participó como auditor en el caso BANKIA. S.A.. Pues bien, en el Auto de la Audiencia Nacional y habida cuenta de la solicitud por parte de DELOITTE, S.L. de sobreseimiento de las actuaciones penales que se les atribuyen a la empresa (en virtud de la responsabilidad penal que se le intuye como supuesto participe de la supuesta estafa a los inversores en el caso Bankia, al haber auditado esta), el Tribunal declara que la empresa al haber implantado un manual de compliance, deviene que “la firma de la que es Socio no interviene, ni puede intervenir, de forma que la responsabilidad que pudiera recaer por dicha actuación auditora lo será sobre el Socio Auditor, y no sobre la firma o sociedad profesional a la que aquel pertenece”.

En las siguientes lineas copiamos el extracto de la parte relativa al compliance que refleja el Auto:

Por último, procede atender, en sentido estimatorio, la solicitud formulada por la representación procesal de DELOITTE, SL de sobreseimiento de las actuaciones penales que se le han venido atribuyendo, si bien deberá permanecer como parte en el proceso, en calidad de responsable civil, al amparo de lo dispuesto en los artículos 109 y siguientes del Código Penal y del artículo 11 de la Ley de Sociedades Profesionales , JURISPRUDENCIA 121 que dispone que: “de las deudas sociales que se deriven de los actos profesionales propiamente dichos responderán solidariamente la sociedad y los profesionales, socios o no, que hayan actuado, siéndoles de aplicación las reglas generales sobre la responsabilidad contractual o extracontractual que correspondan”.

En cuento a la exigencia de responsabilidad penal, se debe partir de la base prevista en el artículo 31 bis del Código Penal , que exige para poder atribuir a una persona jurídica la responsabilidad penal derivada de la comisión de un delito:

– Que el tipo delictivo cuya comisión se le atribuya se encuentre dentro de los que el propio Código Penal declara como susceptibles de ser cometidos por personas jurídicas. – Que no concurran las condiciones que suponen una exención de responsabilidad penal para la persona jurídica, y que se concretan en:

1ª Que el órgano de administración haya adoptado y ejecutado con eficacia, antes de la comisión del delito, modelos de organización y gestión que incluyen las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos de la misma naturaleza o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión;

2ª La supervisión del funcionamiento y del cumplimiento del modelo de prevención implantado haya sido confiada a un órgano de la persona jurídica con poderes autónomos de iniciativa y de control o que tenga encomendada legalmente la función de supervisar la eficacia de los controles internos de la persona jurídica;

3ª Que los autores individuales han cometido el delito eludiendo fraudulentamente los modelos de organización y de prevención y

4.ª Que no se haya producido una omisión o un ejercicio insuficiente de sus funciones de supervisión, vigilancia y control por parte del órgano al que se refiere la condición 2.ª

Y en el presente caso la representación procesal de DELOITTE SL ha aportado a la presente causa la documentación que acreditar sobradamente que la misma cuenta con un “Manual de Compliance” que cumple con los requisitos expuestos, así como que para su gestión se cuenta con las suficientes herramientas, políticas y protocolos, que componen el llamado “Sistema de Control de Calidad” adecuado para exigir al personal de la misma el cumplimiento de las normas profesionales, estableciendo medidas de vigilancia y control idóneas para evitar la comisión de ilícitos.

Además, de forma muy especial en el presente caso y como ha quedado expuesto, debe tenerse en cuenta que DELOITTE SL es una Sociedad Profesional, regida por la Ley 2/2007, de 15 de marzo, de forma y manera que la actuación profesional de los Socios que la integran se rige, por mandato legal, por los principios de absoluta autonomía e independencia de criterio en el desempeño de su trabajo de auditoría, autonomía e independencia con la que habría contado el Socio D. Ambrosio Manuel ; quien es el responsable de firmar el Informe de Auditoría que acompañaba al Folleto de Emisión depositado en la Comisión Nacional de Mercado de Valores por parte de BANKIA para su salida a Bolsa, y sobre el que la firma de la que es Socio no interviene, ni puede intervenir, de forma que la responsabilidad que pudiera recaer por dicha actuación auditora lo será sobre el Socio Auditor, y no sobre la firma o sociedad profesional a la que aquel pertenece.

Caso Bankia. Auto de 11 mayo 2017. 

  • Abogado
    Ruyman García Castro

    Colegiado n° 44.750 del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona
    __________________________________

    Móvil: 637 316 326
    contacto@cumplimientonormativo.org